Tienes magia

Era alta y guapa. Con la mirada fija en las dos puertas, repicaba en el suelo con el pie derecho. Estaba seria y sin prestarme atención apretó varias veces el botón de llamada. Mi dedo tiene magia, le dije y toqué el pulsador libre. Sonrió y entonces las flechas indicadoras se iluminaron y se oyeron dos toques de campanilla seguidos. Se abrieron las dos puertas, ella eligió un ascensor y la seguí.

220px-1877_charles_mengin_-_sappho_28cropped29

Pues sí que es verdad, tu dedo es mágico. Ya se reía y yo también. Su tono de voz ronco me gustó. Se lo dije, me gusta tu voz ¿eres cantante?. No , es que fumo y bebo ron. Con la broma su sonrisa se hizo más amplia. Me fijé en la carpeta que apretaba y ocultaba su pecho. Quise adivinar el perfil de sus tetas, pero no me quedaba tiempo. Llegábamos al comedor del primer piso.

¿Te hospedas aquí?, le dije. Hasta el viernes sí ¿Tú te vas ya? y señaló mi bolsa. Me espera mi marido, contesté, tal vez nos encontremos en otro hotel y haya tiempo para mostrarte mi magia. Sonrió, acercó su cara y me besó. Solo un toque, cuando quise darme cuenta ella bajaba la escalera hasta la puerta de salida.

Me hizo un guiño y con su voz grave y ronca me dijo, gracias por ayudarme a empezar bien el día. Con el índice esbozó un disparo. Me despidió con mano volandera, diciendo tú tienes magia. Sonrió por última vez.Yo dejé de sonreír.

(Imagen : Sappho, por Charles Mengin (1877).)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s